ZOOFILIA. Sexo, porno, fotos zoofilia, sexo animales, relatos, zoofilia videos, galerias de fotos... SOLO PARA ADULTOS
     
     
1buscar.es
Webs amigas

Pincha mucho más sexo.
Pincha aqui para ver muchos videos.
Sexo, porno, y mucho más.

Pincha aqui para ver muchos videos.
 

< VOLVER AL LISTADO DE RELATOS >


 
El establo

La tarde se inclinaba sollozando al occidente, sobre la pampa argentina y también sobre la estancia de los Moyano.

En el final de ese largo verano ya se había levantado la cosecha principal y las tareas nuevamente pasaban a ser más tranquilas. Abundaban las mateadas y el ocio, madre de tantos vicios. De los jornaleros temporales muchos ya se habían vuelto para sus pagos.

A esa hora la peonada se juntaba a tomar siempre mate con tortas fritas, y las bromas entre risotadas eran la forma de celebrar el final de la jornada. Todo tenía más quietud y más aún con el crepúsculo.

Don Francisco era el capataz, un salteño curtido, grandote, sonrisa ancha coronada por un bigotazo, si bien ya pisaba los 50, era fornido, con un pecho muy velludo, brazos musculosos, linda estampa, medio autoritario, famoso en el pueblo por payador, pijudo y buen cogedor.

Antonio era mendocino, el responsable de la caballeriza y del mantenimiento de la maquinaria, bueno para cargar fardos y tareas pesadas, con un corpacho también impresionante, tendría unos 36 años, su sonrisa algo desdentada por abandonado le daba un aire temerario y la contra era que cuando se mamaba se ponía muy pesado.

El Cholo, era de Misiones, tractorista por excelencia, 27 años, rubio oscuro, piel curtida por el sol, muy alto, delgado, culo chico, bulto marcado, muy gracioso y ocurrente. Siempre llevando la batuta.

Lisandro, era el más nuevo, pampeano de 19 años, contextura mediana, 1,65; lampiño, inocentón, callado, medio nabo, había trabajado de boyero y después lo pusieron como ayudante de campo, lo tenían un poco de acá para allá y muchas veces era objeto de bromas pesadas.

El resto de la peonada ya se había retirado para las casas y sólo quedaban los cuatro alrededor del fogón crepitante, mientras se hacía la noche cerrada. Don Francisco arrimó una botella de ginebra que tenía guardada y pasando de boca en boca al rato ya estaban todos chispeados, mientras contaban cuentos campestres y chistes verdes inmundos.

La cosa se fue poniendo más caliente y en un momento dado, para reforzar la historia que estaba contando, El Cholo se entreabrió el pantalón bombacha y empezó a sobarse el pito. Ahí nomás Don Francisco acomodó el facón y se puso a mear contra un árbol, pero bien a la vista de los demás revoleando el chorro.

Esto muy festejado por Antonio, que también pelando la pija propuso una payada de porongas para ver quién la tenía más grande. Todos reían, menos Lisandro que no se animaba, entonces El Cholo se le arrimó por atrás y de un tirón le bajó la bombacha paisana ante las risas de todos.

Don Francisco llevando la voz cantante sentenció que el que la tuviera más chica, tenía que satisfacer a los demás ganadores. Todos se empezaron a pajear y más o menos estaban entre los 21 y 24 cm. , mientras que el pobre Lisandro no pasaba de los 16 cm.

Se pusieron a palmotear como gurises mientras se relamían e intercambiaban miradas pícaras, cargándolo al paisanito. Por más que protestaba, entre todos le sacaron la ropa a Lisandro y con las mangas de la camisa le ataron las manos. Antonio lo hizo agachar y le dijo que para empezar abriera la boca. Antes que los demás se dieran cuenta ya le estaba metiendo la poronga entre los dientes. Temblando, sólo atinó a tragarse el pedazo como pudo. Las bolas bien peludas quedaron bamboleándose contra su mentón.

El Cholo para no quedarse atrás también lo agarró de la cintura y empezó a lamerle el culo. Don Francisco se seguía riendo mientras se pajeaba, hasta que haciendo uso de su autoridad, lo sacó del medio al Cholo y agarrándolo de la cintura al Lisandro, le mandó un escupitajo en el medio del orto y se lo apoyó con todas las ganas.

Antonio le estaba dando cada envión al peoncito que éste por momentos se ahogaba con tanta pija. Se la metía y se la sacaba un poco para volvérsela a meter. Para acabar con tuti le dio tal empujón que Lisandro reculó y ahí nomás Don Francisco que estaba muy caliente, aprovechó para mandársela a guardar dentro de ese culito ya suficientemente ensalivado.

Lisandro se dobló del dolor, pero tanto Antonio como El Cholo enseguida lo sostuvieron de los brazos mientras Don Francisco se lo seguía garchando sin compasión. La poronga entraba y salía del flamante culo emitiendo un ligero sonido por el intenso bombeo. Se hizo un silencio donde se podía escuchar a los grillos en contrapunto con el sonido de la cogida y algún que otro quejido del muchacho.

Después de un buen rato, la acabada fue generosa, con aplausos y al soltarlo de los brazos Lisandro quedó tirado sobre el pasto, despatarrado, gimiendo, sin poder ni moverse. Como ya estaba refrescando, lo agarraron de las piernas y lo arrastraron hasta el viejo establo pegadito al lado de la caballeriza.

Lisandro se sentía indefenso y se dejó llevar casi sin luchar, además al ser arrastrado desnudo, los yuyos y ortigas le estaban lacerando el cuerpo. Mientras don Francisco encendía un par de faroles, Antonio con ayuda del Cholo ataron a Lisandro en cruz, a una gran rueda que estaba atornillada a un poste, mientras éste intentaba gritando despertar compasión. Para no escucharlo más, le metieron un poco de estopa en la boca y lo amordazaron con su propio pañuelo sudado de paisano.

Don Francisco le dijo que estaba muy mal eso de gritar y que para que aprendiera le iba a enseñar a portarse bien. Blandiendo la fusta larga del sulky lo azotó hasta cansarse; allí se pasaron el rebenque de mano en mano para que los demás participaran. Mientras tanto iba circulando la segunda botella de ginebra y todo duró hasta que se bajaron la botella entera y el cansancio general los obligó a un respiro. Lisandro estaba muy marcado, dolorido y más que aterrado.

Los caballos estaban agitados con tanto movimiento y levantaban un poco de polvareda con las coces, que hacia el aire por momentos irrespirable. Seguidamente y para que no enfriar la cosa, el Cholo sacó su verga más que empalmada y también sé lo garchó infernalmente; mientras tanto Antonio totalmente en pedo, lo mamaba al Lisandro a través de los rayos de la rueda, apretándole de a ratos los huevos, hasta que se le cortaba la respiración.

Una vez que el Cholo acabara, sin ninguna tregua Antonio tomó su lugar, y de un saque lo penetró a fondo, poniendo un ritmo frenético en el bombeo, hasta conseguir que el mismo Lisandro eyaculara de tanto darle. Mientras tanto los demás le retorcían los pezones sin ninguna piedad. La acabada de Antonio fue importante y duró un montón entre estertores. El culo de Lisandro estaba todo colorado, contrastando con su cuerpo pálido.

Pero los muchachos todavía querían seguirla, se codearon mutuamente con ademanes cómplices. Entonces lo desataron, lo limpiaron un poco y lo obligaron a que arrodillado se la mamara a cada uno, diciéndole que como buen paisano tenía que aprender a ordeñar bien con la boca, hasta sacarles la última gota de leche y tragándose todo el semen. Así fue.

Con la sorpresa de Lisandro que pensaba haber ya finalizado por fin todo ese infierno, lo arrastraron de los pelos hacia la caballeriza. Lo tumbaron rudamente boca abajo sobre unos fardos de alfalfa y lo ataron en posición medio fetal con sogas al alambre de esos fardos, cuidando de dejarlo con el culo bien paradito.

Lisandro se sentía agotado, la alfalfa lo pinchaba por abajo, los alambres se le metían en la carne y el culo le ardía terriblemente. Estaba totalmente aterrado y con el cuerpo entumecido. Empezaba a hacer frío.

Antonio arrimó un padrillo alazán y lo ubicó sobre Lisandro, que estaba cada vez más asustado de lo que se veía venir. El Cholo se puso a pajear al caballo con bastante éxito porque enseguida un descomunal miembro se asomó desde la bolsa del escroto hasta desplegarse en toda su imponencia y exudando un líquido viscoso. Le acomodó la punta en la entrada del orto de Lisandro, mientras Don Francisco sujetaba las riendas, diciendo que el caballo era como parte de la peonada y que también había que satisfacerlo.

Dicho esto tiró un poco para que el alazán diera un pequeño paso al frente con lo que la poronga se proyectó contra el ano de Lisandro. Pero la gran pija se arqueó porque el culo, si bien estaba muy dilatado, era aún pequeño para tanta verga. El caballo relinchaba pero la poronga no entraba, entonces El Cholo lo apartó un poco y observando pensativo el ano, sentenció que había que agrandar un poco más ese agujero. Mirando alrededor, no se le ocurrió nada mejor que agarrar una horqueta tipo rastrillo gigante que se usaba para acomodar la alfalfa y que tenía un mango de madera gruesísimo. Sin esperar ninguna mejor opinión, le enterró el palo al ya recontragarchado Lisandro y lo fue girando lentamente como un torno durante un par de minutos.

El paisanito quedó empalado y casi atornillado por esa madera infernal que no cesaba de girar haciendo un trabajo de matricería en lo que quedaba de ese ano. Cumplida la tarea de dilatación mecánica, volvieron a acomodar al alazán y simultáneamente tanto Antonio como el Cholo agarraron cada uno una nalga del sufrido Lisandro y las separaron al máximo para disminuir toda resistencia y aumentar la dilatación posible, controlando que el terrible choto del equino no se saliera de lugar.

Don Francisco riéndose a las carcajadas, tironeó firmemente de las riendas obligando al caballo a adelantarse un poco más y fue ya suficiente para que ante tanta presión, empezara a penetrar ese culo. Lentamente la verga negra y brillante se fue colando por el orto, tendría en la punta unos 6 cm., pero rápidamente se engrosaba al doble, mientras Lisandro se retorcía dentro de lo que las ataduras le permitían.

Una vez vencida la entrada, la poronga equina invadió rápidamente la cavidad con toda esa masa de carne palpitante, hasta llegar al fondo y un poco más. Fue impresionante ver a Lisandro sometido y ensartado por semejante bestia. Era casi más poronga que culo. Algo nunca visto por esos pagos.

Todos estaban tan excitados por el espectáculo, que no solo ya se habían desnudado; sino que también se estaban pajeando frenéticamente, se mamaban entre ellos, se mordisqueaban pezones, se lamían espaldas y culos. Era la apoteosis. Todos con todos y descontroladamente. Hasta que uno a uno como pudo fue acabando nuevamente sobre la cara de Lisandro. Ante tanta joda no les quedaba casi nada de leche. Después de algunos forcejeos, entre relinchos y polvareda, el padrillo eyaculó a borbotones dentro de Lisandro, éste sintió como palpitaba la verga caliente y un flujo tibio le invadía los intestinos. Era tanta la eyaculación que la leche sobrante manaba por una fisura del ano dejando un reguero sobre los fardos de alfalfa. Todos saltando festejaron el logro. Peor que chicos traviesos. El único que no festejaba era el enfiestado que prácticamente se había desmayado

Luego de vestirse, fumaron cada uno su pucho y lo convidaron también al Lisandro, palmeándolo silenciosamente en el hombro como un mínimo consuelo.

Don Francisco le dijo: Bien paisanito, nos diste trabajo, pero te sacamos bueno.

¡Eso si que es ser hijo de puta!.

Después de un rato lo desataron totalmente, lo lavaron con una manguera y quedó inerte descansando en el establo, cubierto por unas mantas. Los demás se fueron silbando bajo, a las casas. Se sentían bien machos y con la misión cumplida.

Al día siguiente lo buscaron por todas partes, pero Lisandro ya no estaba, se había ido esa misma madrugada con todas sus cosas y para siempre.


 


Muchos videos muy porno.


 

ENLACES RECOMENDADOS:

Web de contenido adulto siguiendo la normativa especificada en la ICRA.
Si eres menor de edad o tu acceso a este tipo de contenidos está prohibido por la legislación de tu pais, debes salir de esta página.
Todos los modelos que intervienen en este sitio son mayores de edad.
La pedofilia es un grave delito: Denunciala ahora! - Protege a tus hijos de esta web: Protección Menores
aviso legal - contacto - información para padres y tutores


 

 
Click aqui, veras mucho sexo.
Muchos videos muy largos.
Aqui encontraras mucho sexo.
Pincha aqui para ver todo el sexo.
Pincha aqui, entra a ver las chicas más guarras.
Pincha aqui si quieres ver más.